La historia del WiFi

La historia del WiFi

Categoría: NOTICIAS

Así empezó todo en los años ochenta

En el mundo del cine, los actores secundarios juegan un papel vital en las peliculas. Muchas de ellas no serían lo que son sin esos actores de reparto que engrandecen las actuaciones de los protagonistas.

En el universo de Internet, un actor secundario llamado WiFisostiene toda la tecnología de la Gran Red, desde la perspectiva del usuario final.

Los grandes protagonistas son la propia conexión a Internet, o el smartphone. Pero sin el WiFi, todo se vendría abajo. ¿Cómo habríamos evolucionado si Internet solo fuese accesible por cable, o tuviésemos que usar siempre la conexión a Internet móvil, con sus ridículos cupos de datos mensuales que se agotan enseguida, y sus bonos de pago?

El WiFi, y la tarifa plana asociada, son la base sobre la que se sustenta Internet. Pero su evolución no ha sido sencilla. Sus orígenes se remontan casi cien años atrás en el tiempo, y en su creación participaron desde sesudos astrónomos que investigaban agujeros negros, a bellas actrices de Hollywood.

Una idea de muchos

Como ha ocurrido con la mayoría de los grandes inventos de la historia, el WiFi no es producto de una única persona. Muchas mentes brillantes contribuyeron con una idea, una mejora, o la solución de un obstáculo que llevó a la invención del WiFi, tal como hoy lo conocemos.

El WiFi es otro sistema más que transmite información a través de ondas de radio, así que sus orígenes se remontan al final del siglo XIX y principios del XX. Los inventores de aparatos como el teléfono o la radio son, en cierto modo, inventores de los principios del WiFi.

Hedy Lamarr, de Hollywood a inventora del WiFi

Una de las precursoras reconocidas del WiFi fue la mítica actriz de Hollywood Hedy Lamarr, que se hizo mundialmente famosa por su papel en la película Sansón y Dalila (1949), aunque participó en más de 30 filmes.

En su época Hedy Lamarr fue bautizada con el apodo de “la actriz más bella de la historia del cine“, un fiel reflejo de cómo se valoraba a las mujeres en los años 50 del pasado siglo. Porque Hedy Lamar era extraordinariamente hermosa, cierto, y también una actriz reconocida. Peroademás poseía una mente superdotada. Aprendió Ingeniería por su cuenta y patentó numerosos inventos, incluyendo una bebida carbonatada que se obtenía con una pastilla efervescente, y una mejora en el funcionamiento de los semáforos.

¿Cómo funciona el WiFi?

Hemos visto cómo el Wi-Fi se creó como una fusión de tecnologías desarrolladas por diferentes personas y organizaciones. A nivel teórico, usa los mismos principios y protocolos que la conexión por cable. En otras palabras, la trasmisión de datos por WiFi es idéntica a la conexión Ethernet o LAN, salvo que el cable se sustituye por ondas de radio. Por eso una red WiFi se puede comunicar con una red LAN o Ethernet de forma directa.

El estándar WiFi lo que hace es trasformar unos y ceros, las unidades básicas de la informática, en ondas de radio.

El router recibe Internet a través de un cable Ethernet, y convierte los datos en ondas de radio que envía al dispositivo receptor, dotado de un chip WiFi, que recibe esas ondas y las descodifica para convertirlas en unos y ceros, datos que entienden los ordenadores y los móviles.

Este chip WiFi también tiene capacidad para convertir datos en ondas de radio, y enviárselas al router. Así es como subimos datos a Internet.

Las ondas de radio que usa el WiFI son las mismas que utilizan los móviles, los canales de televisión, incluso el microondas, pero a una frecuencia (velocidad) mucho mayor. De hecho la frecuencia WiFi más usada, 2.4 GHz, es la misma que usa el microondas, por eso a veces se producen interferencias.

La frecuencia se mide en Hercios o Hertz, que mide la rapidez a la que se transmiten las ondas. Un hercio indica un ciclo por segundo, mientras que un KHz son 1.000 hercios. El WiFi transmite en las bandas de 2.4 y 5 GHz, y puesto que 1 GHz son 1.000 millones de hercios, un router de 5 GHz es capaz de transmitir 5.000 millones de datos por segundo. 

A mayor frecuencia, se pueden transmitir más datos por segundo, pero el alcance es menor.

Todos los routers transmiten en la misma frecuencia, y también los móviles y ordenadores que reciben su señal. Para evitar interferencias, los routers pueden variar ligeramente la frecuencia para crear diferentes canales. Así, la banda de los 2.4 GHz tiene 12 canales y la de 5 GHz  alrededor de 30, pero depende de cada país. Los routers modernos son capaces de ver en qué canal transmiten routers cercanos, y elegir uno que esté poco ocupado. Como los móviles y ordenadores ajustan el canal automáticamente, el usuario no tiene que preocuparse.

Ya hemos mencionado antes otros trucos que usa el WiFi para evitar interferencias, como dividir todo el ancho de banda que le proporciona la señal en varios flujos de datos para que varios dispositivos conectados a un mismo router puedan enviar y recibir datos al mismo tiempo (lo que se conoce como MIMO).

Mas info: COMPUTERHOY.com